Un cambio legal permitirá a las franquicias de grandes firmas abrir los festivos y domingos

El Gobierno de Aragón ha iniciado los trámites para reformar la ley de horarios comerciales y apertura en festivos que permitirá que las franquicias de las grandes cadenas o grupos de distribución puedan abrir en la Comunidad cuantos festivos y domingos quieran, algo que ahora no pueden hacer. La condición para ello será la misma que rige para el pequeño comercio: que estos locales tengan una superficie útil de exposición y venta al público inferior a los 300 metros cuadrados.

Cuando esta modificación legal se lleve a efecto, estas franquicias (definidas en la ley como establecimientos que operan bajo el mismo nombre comercial de una gran empresa o grupo de distribución, pero sin pertenecer a ellos) no estarán sujetas a la regulación de aperturas que rige actualmente para las grandes superficies. Se equipararán al pequeño comercio y, al igual que las tiendas de proximidad, podrán abrir la persiana los festivos y domingos que consideren oportuno, siempre que el tamaño del local sea inferior a los 300 m2 que marca la ley como límite.noticiaFranquiciasHeraldo

Los trámites para reformar esta norma (en realidad, el apartado b del artículo 3 de la ley) fueron iniciados a finales de septiembre con la publicación de una orden del Departamento de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón. Desde esa fecha y hasta ahora, se han cumplido ya con buena parte de los procedimientos administrativos necesarios para que el anteproyecto de ley que modifica la norma pueda ser presentado en las Cortes de Aragón en los próximos meses.
Preocupación en el sector.

La explicación que da Economía para proponer este cambio es que la regulación nacional sobre comercio no incluye este formato de venta entre las modalidades sujetas a la regulación restrictiva de aperturas en domingos y festivos, algo que sí hace la ley autonómica. Y argumenta que la normativa aragonesa debe adaptarse a la estatal.

Sin embargo, este razonamiento no ha convencido a todos. Podemos mostró recientemente su oposición a este cambio por entender que abre una vía a la liberalización total de horarios que perjudicará al comercio tradicional. Tampoco los sindicatos UGT, CC. OO. y OSTA están conformes. Defendieron, en las alegaciones que presentaron a este anteproyecto de ley, que el Estatuto de Autonomía da potestad al Ejecutivo aragonés para que legisle en materia de comercio, con lo que –en su opinión– las leyes aragonesas no tienen que ser iguales que la nacional. Por otra parte, entienden que esta modificación puede distorsionar, a medio plazo, la situación vigente, ya que muchas grandes marcas pueden optar por el modelo de franquicia (en lugar de abrir locales propios) para sortear las restricciones de apertura en festivos.

Un argumento que comparte el pequeño comercio representado en Ecos. La Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza no ha planteado alegaciones al anteproyecto de ley, pero su representante sí mostró sus recelos en el último Observatorio Aragonés del Comercio.

Ecos pidió que el Ejecutivo haga un seguimiento de este asunto para evitar el peligro de lo que ellos llaman ‘dumping’ de horarios comerciales:"Sería preocupante que se generalizara –explicó un portavoz de ECOS– la política que ya han iniciado algunas grandes superficies (de momento, sobre todo de alimentación) de seguir su expansión no con tiendas propias sino franquiciando". "El Gobierno –propuso– debe hacer un seguimiento si se detecta algún tipo de abuso por parte de la gran distribución".

 

Via HERALDO