¿Dónde es mejor ubicar tu negocio?

Uno de los quebraderos de cabeza más frecuentes entre los emprendedores a la hora de iniciar su proyecto empresarial es la ubicación de este. La elección puede significar el éxito o fracaso de tu negocio, ya que un mal emplazamiento origina la mayoría de cierre de comercios.

¡Toma nota de los siguientes consejos que te ofrecemos desde GTI Zaragoza!

mapLugar acorde al negocio

Cada negocio requiere de un tipo de ubicación diferente. Si pretendes que tus clientes visiten tu empresa, factores como la visibilidad, el acceso fácil, la cercanía a puntos de gran actividad en la ciudad, paradas de autobús, tranvía… serán los aspectos más importantes a tener en cuenta.

Si, por el contrario, ofreces servicios en casa u oficinas de los clientes, el estar cerca de avenidas principales, contar con estacionamiento o espacio para almacén son aspectos que deberán tenerse en cuenta.

Competencia

Es primordial analizar este factor. Lo principal es no intentar colocarse cerca de competidores directos.

Clientes, consumidores o público objetivo

Debemos tener en cuenta a quién va dirigido nuestro producto. Cuanto más cerca estemos de nuestros clientes y consumidores, más posibilidades tenemos de que nos visiten. De esta manera, también, se lo hacemos más fácil con menor esfuerzo y nos aseguraremos así de que regresen, ya que si les resulta un agravio o perder el tiempo buscarán otros productos o negocios que les brinden mayor comodidad.

Vecinos

Tenemos que asegurarnos de que no tendremos ningún problema con los vecinos de la comunidad -si es que optamos por un local de una determinada comunidad de viviendas- como, por ejemplo, el ruido o que nos autoricen a determinadas obras (aires acondicionados, extractores de humo, rampa para minusválidos…).

Alquiler o compra

No hay alquileres ni compras caras o baratas. Hay que mirar a los clientes, que son quienes tienen que rentabilizar nuestra inversión. Para comenzar, lo que recomendamos es, primero, alquilar para minimizar riesgos hasta que nuestro negocio crezca lo suficiente para poder, entonces, plantearnos la compra del local o trasladarnos a otro. Además, así vamos conociendo nuestro propio negocio y el mercado en el que nos encontramos.