¿Qué permisos necesito para reformar mi casa?

Conocemos muy bien que una reforma del hogar puede llegar a ser una tarea difícil y en ocasiones desquiciante, y es que hacer que la obra cumpla con toda la reglamentación legal es algo costoso en tiempo y dinero. Cada permiso requerido depende del tipo de obra que se quiera llevar a cabo y que qué elementos se verán afectados. Asimismo los costes también van a depender del municipio en el que se vaya a efectuar la reforma, pero no hay grandes diferencias.

Vamos a diferenciar las reformas en cinco tipos: acabados e instalaciones interiores, cambios en la distribución de la casa, modificación de la estructura de la casa, reformas que modifican elementos comunitarios y conservación de instalaciones comunitarias y cubiertas.

GTI Zaragoza - Reformas

  • Acabados e instalaciones interiores. Dentro de esta categoría, pueden ser considerados las modificaciones en fontanería, instalación eléctrica, suelos, alicatados y recubrimientos interiores. Para ellos no es necesario pedir un permiso municipal ni tampoco tasas. Sin embargo el coste vendrá dado en función del impuesto por la ocupación de la vía pública por parte del contenedor de escombros que se coloque.
  • Cambio en la distribución de la casa. En este caso se pueden considerar por ejemplo la unión de dos estancias de la casa, tirar tabiques para ampliar espacio… Todos ellos son ejemplos de reformas que necesitan de rellenar impresos y presentar una descripción de la modificación con sus planos y un presupuesto. A pagar de forma asegurada serán dos tasas:
    1. Prestación de servicios urbanísticos.
    2. Impuesto de Construcción, Instalaciones y Obras (ICIO), el 4% del presupuesto
  • Modificación de la estructura de la casa. Estaríamos hablando de una obra profunda que involucra al diseño y también la construcción de la obra en si. Este tipo de reformas necesita de permiso municipal y conlleva las mismas gestiones que se han expuesto hasta ahora. Pero además tiene que estar necesariamente bajo la supervisión de un arquitecto o un ingeniero que vaya a presentar y firmar dicho proyecto. Son 4 tasas básicas las que se necesitan pagar:
    1. Tasa por prestación de servicios urbanísticos.
    2. Impuesto de Construcción, Instalaciones y Obras (ICIO)
    3. Tasa por instalar el contenedor de escombros necesario en la vía pública colindante a la vivienda
    4. Tasa por instalar vallas y andamios
  • Reformas que modifican elementos comunitarios. Obras que afectan a la estética y estructura de un edificio como alteraciones en balcones o terrazas. Es necesario pedir permiso municipal y además de todo lo descrito anteriormente hay que sumar planos de situación y fotografías. No es imprescindible que un arquitecto o ingeniero supervise la operación pero sí que hay que pedir permiso a la comunidad de propietarios. Las tasas son las mismas que en el tipo de reforma anterior.
  • Conservación de instalaciones comunitarias y cubiertas. En esta categoría podemos encontrar la modificación de elementos que se encuentren dentro de tu propiedad pero que también afecten al resto de la comunidad de propietarios. Un claro ejemplo de esto es una terraza de un ático que sirva también como cubierta. Tampoco es necesario que un arquitecto o ingeniero supervise la remodelación y las tasas a pagar son:
    1. Tasa por prestación de servicios urbanísticos.
    2. Impuesto de construcción, Instalaciones y Obras (ICIO).
    3. Si es necesario la instalación de un contenedor de escombros, la tasa del mismo.